Reportaje:



Firmado por:
Angel Calle

MARATON VALENCIA - ANGEL CALLE
El domingo tuvo lugar la Maratón de Valencia. A las 9:00 de la mañana cruzaba, junto a otros 13.000 locos el arco de salida que ponía frente a nosotros, 42 kilómetros y 195 m a recorrer hasta traspasar la linea de meta. El día era ideal para correr, con 15º de temperatura, y un viento que no pasó de suave, tras la amenaza y pronóstico del dia anterior, que a más de uno nos dificultó conciliar el sueño. La organización perfecta, los avituallamientos fantásticos y el personal voluntario de nota. El perfil era muy asequible, con apenas un repechito de 1 km en subida, y el ambiente y animación en la calle el mejor que he visto nunca. Había zonas que parecía el Tour de Francia, con la gente animando e incluso dificultando el paso.

Con estos mimbres, y el esfuerzo y sacrificio de los meses anteriores, y con el entreno que llevaba en el cuerpo gracias a mi entrenador Jerónimo Bravo, el cesto no podía salir mal.

Tras una salida un poco apretada, y una vez se aclaró un poco el panorama, me puse al ritmo que tenía previsto que era de 3´55´´ el kilómetro, y me puse a la cola de un grupito de similar objetivo. Aunque el cuerpo me pedía ir más deprisa, la experiencia acumulada de mis anteriores maratones me hacía ir echando el freno, aunque el resto se despegase. Yo a mi ritmo, y así me estructuré la carrera en varios tramos. Los 21 primeros kilómetros los mentalicé como de calentamiento. La carrera para mí empezaba a partir de ahí. En el 24 me estaba esperando mi mujer para animarme, a partir de ahí y hasta el 32 lo tomé como de trámite, esperando llegar a los temidos 32km y ver cómo me encontraba. Llevaba el mp3 para usarlo en algún momento de flojedad, pero el momento no llegaba. A partir del 32 empiezo a pensar que solo me quedan 10, luego 9, las fuerzas siguen, 8, esto lo hago todos los días para calentar, 7, ahora no puedo abandonar. En el 35 me como un trozo de plátano que daban en el avituallamiento, y me pongo la música, y me planto en el 40, donde ya se ve a lo lejos la zona de meta. Ya no puedo más, pero está tan cerca que no sé de donde saco un último aliento, y me
planto en la alfombra azul. Ahora veo el tiempo, compruebo que voy a bajar de 2h45, levanto los brazos, siento que he ganado, aunque hayan pasado delante de mi un centenar, me acuerdo de todos los míos y de mi mujer que ya está allí esperando, y cruzo la línea de meta en 2h44´32´´. La alegría que siento es la misma que cuando hice el primer maratón en 3h45´´, la misma que cuando bajé de 3 horas, siempre es la misma. Lo importante es cumplir el objetivo y superarte, independientemente de los tiempos. La marca sólo sirve como referencia a superar en la próxima ocasión, que si dios quiere la habrá, de enfrentarse a la distancia.
No quiero olvidarme de Juan R. Castilla Espinosa , vecino también de Loeches, con el que he coincidido en muchos entrenamientos por nuestro pueblo, y que corrió en Valencia, logrando una marca de 2h 46´39´´, mejor marca personal, obteniendo el 9 puesto de su categoría.

Gracias a todos los que me habéis apoyado con vuestros ánimos, vuestros me gusta, etc, etc.

Y el lunes por la mañana, por las calles de mi pueblo 15´de suaaave rodaje para descargar las piernas. Lo dicho ‪#‎LoechesNoPara‬‬






















United Kingdom Bookmaker CBETTING claim Coral Bonus from link.

Vive Loeches - Parque Comercial de Loeches

AMO MI PUEBLO Y EL LUMINOSO SOL QUE SE VE SALIR ENTRE SUS CERROS, ME LLENA DE ORGULLO VER SUS GENTES UNIDAS, GUIADAS POR SUS COSTUMBRES, GRACIAS A EL TENEMOS LA VIDA QUE TENEMOS.